es mujer

Lo que quieres saber

Todo sobre ‘formas de hacer abdominales parado’

Son aconsejables hacer abdominales estando embarazada?

¿Es aconsejable hacer abdominales durante el embarazo? Muchas mujeres ven estos ejercicios como un riesgo potencial durante los meses de gestación, pero todo lo contrario: son muy beneficiosos. Eso sí, se deben realizarlos de manera diferente a la habitual.

Lo más frecuente es realizar abdominales tumbada en el suelo y levantando el tronco, que resultará muy difícil una vez pasado el primer trimetres (porque contarás con una barriga-impedimento), y además, no conviene hacerlos de esta manera porque puede disminuir la presión sanguínea, inhibiendo el suministro de sangre al feto.

¿Cómo se deben realizar? ¿Cuáles son las ventajas de hacer abdominales durante el embarazo?

Los ejercicios abdominales son los que fortalecen toda la región abdominal (como su nombre indica), algo fundamental para que los dolores del parto sean más fáciles de soportar (de hecho los ejercicios abdominales entran dentro de las rutinas de la preparación al parto).

Además, ayudan a prevenir problemas como la separación de los músculos abdominales, reduce los dolores de espalda, ayuda a mejorar el humor y facilita la recuperación posparto. Suena como una buena idea ¿no?

La forma más habitual de hacer abdominales en el caso de las embarazadas es con las piernas, para evitar una contracción abdominal directa.

Así, además del ejercicio que aparece en el video de portada, otra buena opción es tumbarse en una cochoneta y flexionar una pierna contra el techo y la otra mantenerla estirada cerca del suelo. Alterna flexión y estiramiento con cada pierna sin tocar el suelo.

Un ejercicio parecido: también tumbada boca arriba, subir las piernas dobladas en un ángulo de noventa grados y, por turnos, bajar una pierna hasta casi tocar el suelo y volverla a subir.

Pero a medida que avanza el embarazo conviene más hacer abdominales en otras posturas. Puedes probar a ponerte a cuatro patas con las rodillas y las manos en el suelo y contraer el abdomen arqueando la espalda. Después, vuelves a la posición inicial.

Por último, también es posible ejercitar los músculos abdominales estando de pie, y es muy fácil de hacer. Mantente recta y contrae los músculos cercanos a la vagina durante, como mínimo, 8 segundos. Puedes ascender la contracción más hacia el abdomen, pero nunca contraigas el abdomen sin haber contraído antes la zona del períneo.