es mujer

Lo que quieres saber

Todo sobre ‘atragantamiento en mujeres embarazadas’

Que hacer si se atraganta un bebé

atragantamiento_1.JPG

La asfixia en los bebés por atragantamiento es una de los miedos más habituales entre los padres cuando ven a su hijo llevandose un trozo de comida demasiado grande u otro objeto a la boca. Y no es para menos, ya que se trata de uno de los principales accidentes en los niños, especialmente entre los menores de un año.

Los padres deben prevenir este tipo de accidentes, pero también es importante que sepan como actuar en caso de que ocurran. Mantener la sangre fría es muy importante para poder salvar al bebé.

El atragantamiento se produce cuando el alimento u objeto pequeño queda atrapado en la garganta, lo que puede bloquear los conductos respiratorios, lo que impediría la circulación de oxígeno. Lo primero que debemos hacer es diferenciar entre los atragantamientos en los que el bebé es capaz de respirar y aquellos en los que no.

¿Qué hacer cuando el bebé puede respirar?

  • Déjale toser para que resuelva por sí mismo el atragantamiento.
  • No intentes extraer el objeto con tus dedos a menos que estés segur@ de que puedes hacerlo fácilmente, si no, corres el riesgo de empujarlo más abajo.
  • Si el atragantamiento no se resuelve rápidamente y la tos se debilita llama a urgencias.

¿Qué hacer cuando el bebé no respira o le cuesta mucho?

  • Llama a urgencias, pero mientras esperas debes iniciar los primeros auxilios.
  • Inclina al bebé en un ángulo de unos 45 grados y sujeta bien su barbilla para que la cabeza quede recta y más baja que el cuerpo. Dále cinco palmadas en la espalda.
  • Si esto no funciona pon al bebé boca arriba, con la misma inclinación y con la cabeza ladeada, y apriétale el pecho cincoveces.
  • Abre la boca para ver si puedes retirar el objeto, pero no lo intentes a menos que estés completamente segur@ de que puedes hacerlo.
  • Si no puedes, intenta la respiración artificial y repite el proceso de nuevo.

¿Cómo prevenir el atragantamiento en bebés?

  • Hay una serie de alimentos que suponen un riesgo para niños menores de cuatro años y que no deberías ofrecerle a tu hijo antes de ese momento. Son los siguientes: frutos secos, semillas, uvas enteras, dulces pegajosos, palomitas, pasas, verduras crudas, salchichas, trozos grandes de carne o queso.
  • Los niños menores de cuatro años tampoco deben consumir chicle.
  • No dejes a tu bebé jugar con globos, canicas ni juguetes con piezas pequeñas.
  • No le permitas comer si no está sentado a la mesa.
  • Corta los alimentos en trozos muy pequeños y enséñale a masticar correctamente.
  • Vigila a sus hermanos mayores, para que no le den trozos de comida que no puede aún masticar o juguetes peligrosos.
  • Sigue las recomendaciones de edad que vienen en las etiquetas de los juguetes.
  • Aprende técnicas de reanimación cardiopulmonar para saber cómo actuar en caso de que se presente un problema.

Fuente: Inside Bronson